Caracas; 30 de mayo 2017.- La cineasta venezolana Elia K. Schneider, quien recientemente recibió el premio Leonardo Da Vinci del Festival Internacional de Milán MIFF2017 a la Mejor Dirección por su película Tamara, manifiesta su posición ante los momentos tan difíciles que ha vivido Venezuela después de sesenta días de protestas.

La imposición de una fe ciega, la disminución del yo, la imposición de la ideología del terror, el odio entre un venezolano y otro, han caducado en Venezuela.
Esto solo evidencia el fracaso de una dictadura que está en un acelerado y seguro descenso.

El coraje, osadía, el atrevimiento y sobre todo las agallas del pueblo venezolano, han demostrado que lo imprescindible, lo absolutamente esencial para los venezolanos es recuperar las libertades democráticas que son valores que siempre los han identificado y definido como pueblo. La mente y el espíritu del venezolano son y han sido siempre democráticos, inclusivos y pacíficos. Los venezolanos atesoran el pensamiento libre.

El hecho de haber sido sometidos al arrebato y a la abolición de estos valores por parte de caudillos y dictadores de turno, no les quita el mérito y el atributo de ser un pueblo valiente y comprometido con la democracia, que es capaz de hacer lo que sea por conquistarla.

Venezuela es hoy una sociedad combativa y fuertemente tatuada con el símbolo de la libertad y la independencia. Lucha y pelea valientemente por conseguirla y no tolera más el maltrato y la violación de sus derechos fundamentales.

Yo soy venezolana, vivo fuera de Venezuela hace muchos años, pero dirijo películas y obras de teatro que han tenido a Venezuela como escenario. Para mi Venezuela es un país a quien debo mucho: mi infancia, adolescencia y años de juventud. Se dice que uno no es de un país hasta que no tiene dos personas enterradas en él; pues yo ya pase la prueba, ahí están enterrados mi papá y hermano. También
debo a Venezuela el haber cobijado a mis padres cuando más lo necesitaban, cuando llegaron después de haber sobrevivido el peor de los holocaustos durante la Segunda Guerra Mundial.

Lo que tengo para ofrecer es muy pequeño en relación a todo esto y al esfuerzo que están haciendo mis compatriotas venezolanos, pero igual y aunque solo sea un detalle, es mi deseo dedicarles los premios obtenidos por Tamara en apoyo a su valentía y arrojo.

Mis compatriotas venezolanos quieren que se acabe este desprecio por la vida humana por parte de este régimen autoritario y dictatorial. Vamos a luchar por una Venezuela libre.

Fin Prensa ChispaComunica/Dulce María Ramos

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s